Tratado muchas veces como un elemento de menor importancia el audio es, sin embargo, una pieza clave en cualquier producción audiovisual. A continuación, analizamos la enorme importancia que tiene el sonido dentro del contexto audiovisual.

Comúnmente, cuando se piensa en una mayor calidad de los contenidos audiovisuales y en sistemas de reproducción de última tecnología, la primera “imagen” que aparece en la mente de la gran mayoría es la de una mejor calidad y definición de los entramados de vídeo o la de una espectacular y novedosa pantalla extrafina Ultra HD 4K con sistema Ultra Luminance, por poner algunos ejemplos. En general, pocas personas –incluso aunque estas aprecien una buena calidad de sonido– repararán en primera instancia en el audio. Lo más habitual es que el pensamiento les lleve a centrarse directamente en la segunda parte de este adjetivo compuesto, es decir, en lo visual.

 

La jerarquía de los sentidos

Según un reciente estudio del Instituto Max Planck de Psicolingüística, los verbos que se refieren a la vista son predominantes en las diferentes culturas y representan más de un 60% del vocabulario utilizado en relación a los sentidos.

Lo mismo sucede con las expresiones que incluyen este sentido. Podemos resumir este hecho con la siguiente frase recogida de una revista del sector relacionado con el sonido profesional: “Nunca pierdas de vista que el sonido es una parte fundamental de una buena película…” Resulta curioso observar que para resaltar la importancia del audio se utiliza una expresión que incluye, como no, el sentido de la vista. Esto, que puede parecer paradójico, representa una realidad: durante mucho tiempo, el sonido ha sido el hermano pequeño de la imagen y el vídeo.  

Por otra parte, algunos estudios sostienen que alrededor el 50% del cerebro humano está dedicado al procesamiento visual y que gestionamos el conjunto de las experiencias del día a día mediante el sentido de la vista.

Probablemente sea por algunas de estas razones de jerarquía de los sentidos que, en este binomio formado por el oído y la vista, el primer sentido queda siempre desplazado a un segundo lugar. Ya sea por cultura, costumbre o biología, en general se cree que se tolera mucho mejor un sonido pobre que una mala imagen como si, en esta interrelación, el audio fuera un elemento de inferior categoría y con una influencia menos significativa en el resultado final. 

 

Vídeo vs audio

Si tuvieras que escoger entre un vídeo con una buena resolución de imagen pero con una mala calidad de audio o lo opuesto, un vídeo con una calidad pobre pero con un sonido claro y definido ¿con qué te quedarías? ¿Con cuál de las dos opciones consideras que te sentirías más a gusto o, mejor dicho, menos incómodo? A esta pregunta, por lo que se ha podido comprobar, el común de las personas considera que admitiría mejor la primera opción, es decir, que es preferible un vídeo de buena definición aunque el sonido sea sensiblemente regular.

Sin embargo, esto no obedece a la realidad. O, dicho de otra forma, no hay una conciencia generalizada del papel fundamental y extraordinario que juega el sonido dentro del contexto audiovisual y de lo imprescindible que resulta si se desea conseguir una experiencia audiovisual completa, estimulante y enriquecedora.

Si vamos más lejos, podemos observar que esto no solo parece ser una percepción errónea de una gran mayoría de consumidores. En general, parece que incluso los propios fabricantes de sistemas audiovisuales tienen al sonido en menos de lo que merece. Vale como ejemplo los modernos televisores ultra planos, en los que se aprecia un mimo desmesurado por la elegancia, el diseño delgado y la alta definición de la pantalla, algo que dista mucho del trato que se le da al sistema de sonido que incorporan, el cual, como norma, deja bastante que desear. Esto se debe principalmente a que, en la obsesión por reducir el tamaño de los televisores, queda muy poco espacio para colocar unos altavoces decentes. Así mismo, la búsqueda del bajo consumo provoca que los amplificadores sean limitados en potencia

Hace un tiempo apareció un vídeo muy curioso en las redes sobre esta cuestión. Una explicación muy “gráfica” –otra vez un adjetivo visual para referirse al sonido– sobre la importancia del audio en relación con la imagen. 

Obviamente, la cuestión no trata de si es más importante el audio que el vídeo o viceversa. Ni de si es preferible una mala imagen a un audio de baja calidad. No hay motivos –y menos aún con el abaratamiento de la tecnología– para no disfrutar de la máxima resolución tanto en el vídeo como en el audio. Lo que intentamos aclarar es el lugar que sí le corresponde al audio, al sonido y a la música, en este mundo tan visual.

 

“En general se cree que se tolera mucho mejor un sonido pobre que una mala imagen como si, en esta interrelación, el audio fuera un elemento de inferior categoría y con una influencia menos significativa en el resultado final”

 

La importancia del audio en el medio audiovisual

Así las cosas, sin entrar a detallar las excepcionales cualidades del oído como sentido –nos permite mantener el equilibrio para poder caminar sin caernos, nos ayuda a ubicar elementos en el espacio, nos protege ante peligros que no vemos o nos permite experimentar emociones profundas al oír determinadas melodías–, queremos situar este extraordinario sentido en el lugar que le toca, tomando como elemento de análisis la importancia del audio en el medio audiovisual.

El material de audio puede estar formado por sonidos naturales, música, sonido ambiente, efectos, ruidos, silencios, entre otros. Su observación se puede centrar en dos aspectos. Por un lado, tenemos la influencia del sonido en un contenido determinado desde un punto de vista puramente artístico, creativo y/o como parte sustancial para poder comprender o interpretar dicho contenido. Por otra parte, está la importancia de la calidad del material sonoro. Algo que también resulta crítico en el resultado final.

En este caso, lo que se analiza no es la relevancia del sonido desde un punto de vista creativo ya que, en primer lugar, esto es algo bastante más subjetivo y, en segundo lugar, es un tema muy extenso que se adentra en otro tipo de cuestiones, sin duda muy interesantes pero que deberían ser tratadas en otro contexto. Dicho esto, no está demás subrayar que este es un aspecto muy relevante del sonido. Vale la pena mencionar que la ambientación sonora y musical, dentro del contexto audiovisual, es un arte que consiste en elegir estéticamente, en el sentido más amplio de esta palabra –estilo y tema, género, armonía, belleza, mensaje, etc.–, la música, el sonido o efecto más adecuado para una determinada imagen o secuencia. 

El sonido dentro de un entorno audiovisual, lejos de ser únicamente un complemento sustancial de la imagen, tiene una influencia en nuestro cerebro que es determinante. Tanto es así que, incluso, puede modificar el sentido o mensaje que nos transmite una imagen por más clara, precisa y directa que esta sea. Un paisaje bucólico y agradable puede cambiar radicalmente si lo acompañan armonías disonantes y ruidos de baja frecuencia, transformándose en una secuencia inquietante. Desde luego, para que esto cause la sensación deseada, la calidad, definición y riqueza del sonido deben ser máximas. El sonido, entonces, influye de forma esencial en la reconstrucción mental que se realiza en el cerebro del conjunto del contenido visual y sonoro.

Como ya hemos mencionado, otro de los principales motivos por los que una buena resolución de audio es importante es que resulta fundamental en la comprensión y apreciación del mensaje. Reportajes, documentales, películas, tutoriales de YouTube, anuncios, pierden una considerable influencia sobre el espectador si, a pesar de tener una imagen de alta definición, el sonido resulta confuso o incómodo de seguir o, simplemente, poco atractivo por falta de desarrollo y riqueza.

 

“El sonido dentro de un entorno audiovisual, lejos de ser únicamente un complemento sustancial de la imagen, tiene una influencia en nuestro cerebro que es determinante”.

 

El entorno y el equipamiento

Así como resulta importante tener unas condiciones adecuadas –intensidad de la luz ambiente, distancia, etc.–, no solo para poder apreciar mejor la pantalla sino también por cuestiones de salud y cuidado de la vista, también son necesarias determinadas condiciones acústicas para poder sacar el mejor partido a tus sistemas de referencia.

Un entorno con un acondicionamiento acústico adecuado, un equipo de reproducción y unos sistemas de referencia óptimos serán igual de importantes que la nitidez y el realismo que nos ofrezca la pantalla.

Televisión de última generación con pantalla ultra HD, claro que sí, pero ¿y si pruebas a conectarla a un buen sistema de audio HI-FI? La música con tu iPhone desde tu aplicación favorita de música vía streaming sonará mucho mejor con un DAC de calidad. Grabar vídeo reportajes con un smartphone es algo que está muy de moda y al alcance de todos, pero si quieres darle distinción a tus trabajos añádele un buen micrófono para cámara. 

Rode VideoMic Me – Micrófono para SmartPhones

 

El futuro de la era digital ya está aquí

Novedosas propuestas como Verse –una plataforma diseñada para desarrollar contenido digital valioso y significativo (especialmente vídeo) que atraiga de manera efectiva a las audiencias en un mundo móvil y digital– están desarrollando contenidos audiovisuales que permiten a los espectadores involucrarse, tomar decisiones y elegir; navegar, acceder a elementos para obtener más información, comprar servicios, retroceder, seguir las distintas historias desde diferentes direcciones o incluso, interactuar con los protagonistas.

Si bien este artículo analiza la importancia del audio asociado al vídeo o imágenes, no está demás señalar que el audio sigue su propio progreso constante de forma independiente. Aunque en esta ocasión no toca profundizar en este aspecto, sí es interesante señalar tecnologías como el sonido 3D o audio inmersivo, que permite crear contenidos sonoros capaces de replicar sonidos y situaciones reales que ofrecen al oyente una experiencia auditiva 360º –y en cierto sentido también visual– realmente impresionante, capturando al instante su atención. 

Schoeps ORTF-3D - Conjunto de micrófonos 3D de sonido envolvente

 

Desde un punto de vista del marketing, unos de los principales impulsores del desarrollo y evolución de la tecnología audiovisual, el audio digital resulta una herramienta muy potente. Día a día, el número de personas que consumen audio digital sigue aumentando. Uno de los formatos más potentes en la actualidad son los podcasts, cada vez más avanzados, orientados y personalizados.

En definitiva, el cine, los anuncios publicitarios, la potente industria de los videojuegos, los portales de contenidos como YouTube o Vimeo, entre muchos otros, dependen de esta estrecha interrelación entre lo sonoro y lo visual. Por este motivo, es indudable que, en un futuro con unos contenidos audiovisuales de mayor calidad, el audio tendrá un papel protagonista. 

Si requieres más información de este u otros artículos de Microfusa, ponte en contacto con nosotros, estaremos encantados de ayudarte. 


MICROFUSA / TIENDA BARCELONA

Sepúlveda, 134. Barcelona / Tel.: 934 553 695

MICROFUSA / TIENDA MADRID

Campoamor, 17. Madrid / Tel.: 917 024 587

MICROFUSA / TIENDA ONLINE